divendres, 5 de setembre de 2008

Primer Congrés Mundial Andalusí. Missatge inaugural (1989)

Documento histórico

Castellar, 1-2-3 de septiembre de 1.989

BISMIL-LAHIR-BAHMANIR-RAHIM

wal-hamdu lillahil-ladzi hadzana li hadza wa lam nakun

linahtadiya lawla an hadana Al´lah

ashhandu an la ilaha illa Al'lah wahdahu la sharika lah

lahun-mulku wa lahul-hamd wa huma 'ala kulli sahaiin qadir

wa ashbadu anna Muhammadan 'abduhu wa rasuluh salla

Allahu alayhi wa sallama taslim

as-salamu 'alaykum wa rahmatullahi ta' ala wa barakatuh


Fuente: Revista LAMALIF AL-ANDALUS

Nº 3, pp. 3-7

Redactores del texto:

Al-Mutamid Sánchez C.

Pte. Fundación Islam y Al-Andalus

A. Medina M.

Pte. Yama´a Islámica de Al-Andalus

Abdelrahman Mohamed

Intelectual sevillano

Ismail Jorquera Amores

Portavoz de Liberación Andaluza

Portada Revista Lam Alif nº3



Bienvenidos todos, hombres y mujeres, hijos e hijas de Al-Andalus, amigos, invitados de la Umma de Sayyidina Muhammad, (s.a.s.), hermanos de Dar al-Islam, amigos andaluces, hermanos andaluces, a todos la más entrañable bienvenida. Bienvenidos también aquellos cuyo oficio es informar, que Al´lah (s.w.t.) bendiga vuestro trabajo y lo hagáis de la forma más noble y sincera capaz.

Hombres y mujeres de la madre Al-Andalus, hombres y mujeres de nuestra gran familia andalusí, de nuestras tribus de Al-Andalus, que venís del Maghreb, del Mashreq, que llegáis de los diferentes rincones de la Umma para compartir con nosotros una renovada ilusión en el Islam: Al-Andalus; que Al'lah colme nuestras esperanzas, que Al´lah bendiga a los hijos e hijas de la yama´a de Al-Andalus, que Al´lah escuche la voz de su Umma que clama liberación, que de la paz a todos los pueblos de nuestra Umma, que dé la victoria a los muyahidin en el Oriente de la tierra y en su Occidente, que dé bienestar y riqueza a todos los musulmanes, que toda la tierra, que todos los pueblos y todos los hombres reconozcan y proclamen la ilaha illa Al´lah Muhammad rasulullah. Que la humanidad, entera se reconozca en el proyecto profético y en el Din del Islam.

¡Benvenidos! Todos los que nos hemos reunido en este Primer Congreso Andalusí!, hemos de ser conscientes de la importancia que tiene este encuentro. Con la ayuda de Al´lah (t.a.), si nosotros queremos, su trascendencia puede rebasar el campo estricto de un congreso para adentrarse en la reflexión y en la vida de la historia, porque la causa de Al´lah (t.) jamás prescribe y hoy, en Al-Andalus, el Islam vuelve a brotar con la fuerza del agua subterránea, que al final, encuentra la libertad del manantial.

Si, hermanos de la Umma, hermanos andalusies, el Islam en Al-Andalus ha permanecido demasiado tiempo en la oscuridad de lo subterráneo, en lo más profundo del corazón de los andalusíes; relegado en esta tierra a un olvido aparente, impuesto por el hierro de la conquista y por una civilización ajena, impuesto por el desamor y la agresión del Shaytan de la vida v de la muerte. No han bastado cinco siglos de dominación, no ha sido suficiente el terror para extirpar de nuestra memoria y arrancar de nuestros corazones nuestro amor por el Islam y la memoria de nuestros antepasados Es por ello, que nuestro grito es de libertad. Para nosotros, los musulmanes, para nosotros, los andalusíes, la libertad de la persona no termina donde comienza la libertad de los demás, como sucede con los occidentalistas; para nosotros, la libertad comienza precisamente con la libertad de los demás, solo libertad del otro nos hace verdaderamente libres, soberanos.

¡Madre Al-Andalus! tus huesos fueron quebrantados una y mil veces en el Yihad del Islam, una y mil veces fueron carne abierta por herida, una y mil veces fueron tus hijos dispersos, una y mil veces redoblas tu identidad y tu pulso; ¡Madre Al-Andalus! por ello eres el jardín encantado de las tristezas atávicas; eres como Lalla Maryam, como Lalla Fatima Azahara, como Agar, que vagas de locura entre Safa y Marwa horadando con tu fuerza la espesura del manantial, la fuente que mana y mana agua, la fuente de Zamzam. ¡Madre Al-Andalus! como el profeta Dawud fuiste adornada con el oficio de la fragua tejiendo las mejores mallas para el Yihad y la Umma. ¡Madre Al-Andalus! has sacrificado hasta el ultimo de tus hijos, lo mejor do tus entrañas, por amor al Islam. Por ello, Madre Al-Andalus, reconocemos en ti, te vemos, como la más hermosa la más noble, la mejor de todas las madres...

!Hijos de Al-Andalus! labrados en laurel, espinas y jazmineros: hijos de Al-Andalus por el sello de Muhammad, marcados por la huella de Noh; tantas veces dispersos y perdidos en el rapto de Europa, seamos de nuevo alimento y vida para el arca sin brújula: que entre nosotros las especies se multipliquen, que en Al-Andalus y entre sus hijos el descanso se encuentre, el reposo a la fatiga de todo naufragio. Recordemos hijos de Al-Andalus, que somos viento de esperanza, flor de esperanza, fuente de vida, estrella de nostalgia y de ilusión, ocaso que anuncia un nuevo día que anuncia la floresta y el cauce perdido, que anuncia la belleza...

Genealogía de lo plural

Cuando se habla de la cultura de un pueblo, se habla siempre de una herencia, de una arqueología, de una genealogía y de una realidad presente, extendiéndose a todos los órdenes y campos de la vida y al interior más profundo recuerdo de cada uno de nosotros. La cultura es un concepto vago y repleto, omnipresente v escurridizo, en el que las gentes se mueven caminando de sorpresa en sorpresa, con un lento, sinuoso e ilimitado peregrinaje. La cultura en Al-Andalus siempre tuvo una paternidad, paternidad unitaria, madurada más tarde y siempre en el Din del Islam. Tuvo y tiene una madre, nuestro país, nuestra tierra: campo que siembre el viento, que trae las semillas de muchas partes, de no se sabe dónde y que luego vuelve a soplar sobre las mieses agostadas del siglo para dejar preñadas otras tierras.

En cada hombre y en cada mujer, la cultura entra y sale del alma por cada esquina, en cada encuentro, en todo nacimiento y en toda muerte, en cada actitud no comprendida y por cada sentimiento nacido de lo hondo; pero siempre en plural. Encuentros, actitudes y sentimientos están encuadrados siempre en coordenadas concretas, aparéntemente insuperables, que son el cause para toda actividad creadora.

Si todas las culturas del mundo se escapan por los vericuetos cardinales del siglo, la cultura de Al-Andalus desborda por doquier: los afirma y los anula, como corresponde a un pueblo afirmado y anulado secularmente. Unidos a los recuerdos individuales, surgen esas otras memorias atávicas, vagamente percibidas, pero sentidas intensamente; esos espantos sufridos por nuestros abuelos ignorados que no anónimos, la intuición y la conciencia de gravísimas afrentas padecidas, de oportunidades históricas nunca perdidas para siempre...

Son nostalgias de otra vida más acorde con nuestro instinto profundo, son nostalgias de Al-Andalus, de nuestro presente. Fervores emanados de prácticas abolidas, duelos misteriosos que tienen su venero al pie de las hogueras inquisitoriales y en las lindes de las rutas del éxodo. Al-Andalus se acuerda de sus hijos expatriados del recuerdo, sentados en sus entrañas, se acuerda de sus hijos expatriados errantes en mil sendas y en mil tierras, se acuerda de los muchos que no volvieron jamás… De sus laúdes rotos, de sus libros diseminados, de sus mezquitas mortecinas, mezquitas mutiladas... Vagamente se acuerda de todo ello escuchando su propia voz, impostada en la garganta del cantor sibilino, perpleja ante lo porvenir, transida de piedades y contricciones. Al-Andalus es el acto público de una Humanidad que pudo reconocer su historia y transmitir al siglo el ideal de su pluralidad, de su creativa y liberadora tolerancia. Al-Andalus también es como una venganza profética sobre el Destino y sobre los demás pueblos que han manifestado un dolor indiferente. A semejanza de los cantos coránicos, lleva en sí una carga de realismo universal, de dolorosa y espectante inquietud, y está tan llena de acentos de sofoco, que donde se deja oír penetra la sensibilidad de su sobresalto y le confiere una momentánea y dolorosa actitud de tragedia.

Desde que el Verbo se hizo tierra, Al-Andalus fue su canto: el profético Noh y lo unitario de Tartesos, lo diferente y lo plural represado en la Bética-Cartaginense, liberado por el Sello de Muhammad y Al-Andalus... las Andalucias, las Américas..., reflejos de un mar de anchuras y estremecimientos, viajes y cantos de ida y vuelta., África y Asia, todo ha sido impregnado de este Sello.

Nuestro pasado asusta por lo ancho, por lo hondo, por lo trágico, por sus vericuetos, por lo claro, porque nuestro pasado es nuestro presente. Porque Al-Andalus existe, aunque muchos no existan; existe porque nunca ha dejado de vivir la hoguera de su identidad. La conciencia andalusí es el Moisés que conduce a un pueblo, surgiendo de una tierra perdida en las fecundas arenas del desierto, ha de llegar a otra de la que sólo se intuye que mana leche y miel- o no se llegara, a no será la tierra…

La identidad de Al-Andalus siente pánico, miedo ante la alegría. ante el amor, ante la belleza, ante la vida. Quieta, permanece templada en medio de la fiesta perdida... quiere ahuyentar los espartos. y la copla bravía lucha con la copla trágica, con la copla festera... como una sibila contra otra desgranando una invencible voluntad de alegría. Nuestra identidad esta repleta de sobresaltos y desvelos por sobrevivir, por manifestar que somos, que hemos sido, que estamos vivos ¡que estamos aquí!.

Tres grandes mentiras se han repetido sobre Al-Andalus para desfigurar nuestro rostro, para mutilar nuestros perfiles, para negarnos a nosotros mismos: la supuesta invasión de los árabes, la expulsión masiva de los moriscos y la completa repoblación de nuestros territorios. Toda una conjura de extranjeros para matar el pulso de nuestra identidad. Siempre el fantasma del contubernio extranjero, siempre extraños a quienes echar mano y arrancar la cordura de la vida, el sello de la propio, el sentir universal.

Si fue cierta o no la información sobre la llegada de un colectivo árabe a Al-Andalus, no tiene importancia alguna para el presente mensaje. Lo que indudablemente es cierto, que la práctica totalidad de la población turdetana en un lento y firme caminar, experimenta la plena islamización del sentido de la vida, de la comunicación, de sus formas más cotidianas, su arte, ciencia y belleza. El Islam nunca fue ajeno esta tierra porque su historia fue siempre vertebrada por la tradición unitaria, ello es lo importante, lo definitivo. No fue una invasión ni conquista lo que permitió la islamización de Al-Andalus. Nuestras tierras y gentes se islamizan gracias a la experiencia profética de Muhammad y a la Revelación trasmitida por el Corán al-karim, Libro Noble y Generoso por excelencia, que en el proceso de desmembración del Imperio romano de Occidente y de Oriente, es capaz de devolver a los pueblos sometidos, la libertad, la conciencia y el protagonismo histórico que a todas las tierras y gentes regala el Islam.

Son muchas las cifras que se barajan como piedra arrojadiza sobre la expulsión de los moriscos, pero lo cierto es el carácter minoritario de la población expulsada: se limita a los cuadros dirigentes, a las conciencias más audaces de la millonaria comunidad musulmana de Al Andalus. La inmensa mayoría de la población permanece en Al-Andalus, eran precisos, preciosos trabajadores, profesionales, artesanos para la necesaria producción de riqueza, impuestos y demás elementos exigidos a la población conquistada. Gran parte de la colonización de las Islas Canarias y del continente americano se lleva cabo con levas de habitantes de Al-Andalus, de andalusíes, dejando su marca impresa en la mixtura cultural y el carácter del noble indigenismo.

En cuanto al discurso de la repoblación, sobrarían los comentarios si no fuera por la ceguera general. Todos los habitantes actuales de las tierras andaluzas, Murcia, Badajoz, Ciudad Real, parte de Albacete y Alicante, el Algarbe, así como una importantísima población dispersa por el resto peninsular y Europa, somos andalusíes, hijos de andalusíes, bereberes, hijos de bereberes, siguiendo la unidad etnológica y cultural de nuestras anfictionías más pretéritas. Fue forzosa la conversión. Los que nos quedamos, fuimos forzados a cambiar nuestros nombres y apellidos, nuestras costumbres, estilo de vida, sentido de la Trascendencia, a cambiar completamente nuestro Din, a practicar la Taqiyvah durante décadas, y ello impresiona tristemente en apellidos sin genealogía que se refieren a oficios, accidentes geográficos, toponimia, zoología, y un largo etc.. además de apellidos castellanos, aragoneses, vascos, catalanes, que son debidos a los padrinos de los bautizados. En nuestras tierras de Al-Andalus, somos todos cristianos nuevos v moros viejos, de ahí que el provecto de islamización de nuestras tierras y gentes ha de pasar necesariamente por la realidad de lo actualmente dado, integrando las consecuencias de nuestra historia. El Islam en Al-Andalus no puede ser una secta, no debe ser una religión más, no debe ser un proyecto estrecho, cerrado y minoritario. Nuestras gentes son yahilies y por lo tanto han de ser de forma imaginativa llamados de nuevo al Islam.

la Yama´a Islámica de Al-Andalus es una pequeña organización con un gran proyecto, con un proyecto abierto, fundamentado en la tolerancia y el Islam, en la permisividad del Islam de siempre, en la conciencia del Islam, del Corán y la Sunna, sin dogmatismos ni exclusión. El Da'wa de la Yama´a Islámica de Al-Andalus está dirigido fundamentalmente a los musulmanes de Al- Andalus, a los no musulmanes de Al-Andalus, a todos los hombres y mujeres de conciencia y coraje que son nuestros paisanos v vecinos. El Da´wa en Al-Andalus no tiene carácter de escuela jurídica, ni táriqa sufi es un Da'wa orientado, trabajo de de acuerdo con el estilo profético de Medina al-Munawwara in shaa Al'lah, un Da'wa integrador que respeta los ritmos de las personas y tiene conciencia de las circunstancias humanas e históricas, un Da'wa dirigido fundamentalmente a los corazones y a las conciencias, permitiendo que las formas islámicas vayan hermoseando poco a poco la llamada, el abrazo del Islam en el desarrollo de nuestra comunidad musulmana. Nuestra convocatoria ha de ser amplia y para ello hemos de quitar todos los impedimentos y cortapisas que dificulten dicha convocatoria. Ello es el trabajo de este momento v a él nos referimos.

No debéis fijaros en las formal o indumentarias, fijaros más bien en el corazón y en la conciencia, fijaros en los logros de este desarrollo, en la expansión de este trabajo, en su madurez humana, profética, trascendente. Es un trabajo paciente, minucioso, sin grandes logros o al menos llamativos en una primera etapa. Nuestra guirnalda es el cariño que podéis observar entre nosotros; el respeto, la tolerancia, la conciencia, la identidad, sillares sobre los cuales el Rasul Muhammad (s.a.s.) construye la Umma más noble y difícil de la humanidad; como dice el hadiz, el Imán no esta en la cara, sino en los corazones.

Hace diez años, este Congreso hubiera sido impensable. Hoy, alhamdu-lillah, es un acto civilizador de gran interés y salud para todos. Es una muestra entrañable del esfuerzo de la Yama´a Islámica de Al-Andalus a través de un organismo hermano coma es la Fundación Islam y Al-Andalus Pero no solamente los hombres y mujeres de la Yama´a lslámica de Al-Andalus somos artífices de este logro, vosotros también lo habéis hecho posible: el alcalde anfitrión de Castellar, algunos prohombres del Campo de Gibraltar, de amigos y hermanos andaluces, de nuestros hermanos de Algeciras; de Sevilla, de Almería, Córdoba, Murcia, Jerez, Málaga y otras poblaciones. También es un pequeño logro de hombres que murieron por la causa del Islam y Al-Andalus, de tantos mártires musulmanes a manos de los inquisidores, en las galeras, en hornos y fraguas, en trabajos forzados, en las cárceles, torturados, de los que murieron en el exilio y en las tierras lejanas, de los exponentes de un milenarismo que ha perpetuado la identidad andalusí hasta los días presentes. Señalemos de forma muy especial a Blas Infante, flor reciente de Al-Andalus, hombre de identidad que nos trasmite una reflexión y una vivencia con el precio de su sangre derramada. Musulmán y andalusí, amante del Corán y de la Sunna, amante de nuestra tierra y de sus gentes, amante enamorado de aquel principio cervantino: “El ideal es mucho más verdad que la realidad”. Noble memoria y gran recuerdo para hombre tan digno, para hermano tan próximo, desde su ausencia y presencia en este Primer Congreso Mundial Andalusí, la paz con todos ellos, rahmatullahi 'alayhim yami'a.

Los musulmanes de la Yama'a Islámica de Al-Andalus, vosotros también sois musulmanes de la Yama'a Islámica de Al-Andalus, debemos aspirar a que este Congreso sea la primera conciencia pública, el primer paso, una llamada universal a toda la Umma en memoria de Al-Andalus, una llamada a todos los pueblos del universo a un gratificante y hermoso compartir un mundo en común, plural y dialogante.

WA ALLAHU WALIYYUT-TAWFIQ WAS-SALAMU 'ALAYAKUM

WA RAHMATULLAHI TA'ALA WA BARAKATUH

I Congreso Mundial Andalusí

Fuente: Revista Lamalif Al-Andalus nº 3 pg.13

DECLARACION:

El Congreso Mundial Andalusí cree en el principio de la convivencia pacífica y la tolerancia que la fraternidad humana conlleva.

Por el pleno del Congreso se aprueban las siguientes

Conclusiones:

1°.- CONSEJO MUNDIAL ANDALUSI:

-Se crea el Consejo Mundial Andalusí cuya estructura es la siguiente:

-Dos Presidencias, una para un repre­sentante de Al-Andalus y la otra para un representante de la Diáspora An­dalusí.

-Secretaría técnica.

-Subsecretaría de Cultura.

-Subsecretaría de Finanzas.

-Subsecretaría de Relaciones Sociales.

-Consejeros por Al-Andalus (por dere­cho propio los Walis de la Yama'a Islámica de Al-Andalus).

-Consejeros por la diáspora (uno por país asistente al Congreso cuyos representantes son andalusíes: Ma­rruecos, Túnez, Argelia y México).

Este Consejo Mundial Andalusí tendrá un Consejo Permanente, con sede en Al-­Andalus, integrado por:

-Los dos Presidentes.

-Secretario técnico.

-Subsecretario de Cultura-.

-Subsecretario de Finanzas.

-Subsecretario de Relaciones Sociales.

Convoca el Consejo Mundial cual­quiera de los dos Presidentes.

A medida que los distintos grupos de andalusíes se vayan organizando en los diferentes países, solicitarán su inclu­sión en el Consejo Mundial.

Objetivos:

-Confección de un mapa con la locali­zación de todos los colectivos anda­lusíes, estudiando su importancia, or­ganización, cultura, tradiciones, nece­sidades, etc.

-Financiación de becas de estudios, e intercambio de estudiantes.

-Intercambios culturales.

-Creación de Universidades de verano y de carácter regular.

-Publicaciones, traducciones, revistas, etc.

-Patrimonio histórico artístico.

-Recopilación de materiales sobre la lengua aljamiada.

-Patrimonio musical andalusí.

-Traducir al castellano un Táfsir del Corán.

-Así como toda suerte de estudios sobre usos y costumbres de la gran civiliza­ción de Al-Andalus, apoyándose en los modernos medios audiovisuales.

1º-Divulgar la cultura islámica y el DIN del Islam en países no musulmanes, especialmente Europa y el Continente Americano.

.- Solicitar a la Administración compe­tente del Estado español, el poder acogerse a la doble nacionalidad, todos los andalusíes de la diáspora, que así lo deseen, con las mismas facilidades que en la actualidad go­zan algunos ciudadanos de países americanos y los judíos sefarditas.

3°.- Que se imparta la enseñanza de la lengua árabe, la historia y la cultura de Al-Andalus, desde la EGB, a todos los niveles de la enseñanza, en los diferentes Territorios Históricos de Al-Andalus, en igualdad de derecho con el castellano, tal y como en la actualidad disfrutan otras nacionali­dades del Estado.

4°.- La creación de un Centro de Estu­dios Andalusíes, en la ciudad de Tetuán que permita coordinar los esfuerzos y planes culturales para el incremento de las relaciones entre las dos orillas hermanas del Estrecho.

5º.- Este I Congreso Mundial Andalusí, manifiesta su solidaridad con los pueblos musulmanes de Bulgaria, Palestina, Líbano, Afganistán y todos los pueblos de la tierra, sean o no musulmanes, que sufran cualquier persecución o atropello de la índole que fuere.

6°.- Por último, se establece el siguiente calendario para los próximos Con­gresos:

- Como homenaje de agradeci­miento al interés demostrado por el pueblo marroquí respecto a la identidad andalusí, y a la rea­lización de este Primer Con­greso, se acuerda celebrar el II Congreso Mundial Andalusí en la ciudad de Rabat, en el verano de 1990 o en Primavera de 1991.

- En Octubre de 1992 se celebraría el III Congreso Mundial Andalusí en ciudad de Sevilla y en 1993 o 1994 se celebraría el siguiente en Túnez.

Tags: Andalucía, Al-Andalus, Historia, Moriscos, Andalusíes, Soberanistas

Publicado por foroabenhumeya

الاندلس جنة الخلد = Alandalús jànnatu _lkhuldi

يــا أهْــلَ أندلــس لله درُكــــم ُ / ماء و ظلٌ و أنهار و أشجارُ
ما جَنة الخُـلد إلا في دِيـاركُـــمُ / ولو تخيرتُ هذا كنتُ أختارُ
لا تحسبوا في غد أن تدخلوا سَقَرا / فليس تُدخلُ بعد الجنةِ النار

الشاعر الاندلسي ابن خفاجة
ALANDALÚS, PARADÍS DE L'ETERNITAT

ya ahla andalusin li-llâhi darrukum /

ma'un wa zillun wa anhâru wa sajâru
mâ jannatu-l-huldi illâ fî diyârikum /
wa hâdihi kuntu law huyyirtu ahtâru /
lâ tuttaqû ba´daha an tadhulû saqaran /
fa-laysa tudhalû ba´ada-l-jannati-n-nâru

Ibn Khafâja (Alzira, 1058-1139)

Andalusins, quin goig el vostre!
Aigua i ombra teniu, amb rius i arbres.
El paradís etern és a ca vostra.
Si em deixaren triar, meu me'l faria.
Viviu-lo! No tingau por de l'infern.
Del paradís al foc, no s'hi va mai.

(Versió de Josep Piera i Josep R. Gregori, 2007)

¡Oh, gente de al-Andalus, qué dichosos sois!
Agua, sombra, ríos y árboles.
El paraíso de la Eternidad
no está más que en vuestra patria.
Si yo escogiera, por éste optaria.
No temáis entrar en el infierno:
no se castiga con la desdicha
a quienes ya viven en el paraíso.

(Versió de Josep Piera i Mahmud Sobh)

Vegeu el poema d'Ibn Hafâja recitat per dos alumnes de l'IES la Serreta de Rubí

Pel respecte a la pluralitat i a la llibertat!

Pel respecte a totes les formes d'Islam!

Per un Islam plural i unit!


"Guarde en el cor l'Andalús més íntim i més bell, com un Tibet personal i profund. I aquest tresor ningú me'l podrà arrabassar."

Salvador Jàfer

عبد السلام جعفر إبن منقذ البلنسي /

بلنسية، شرق الاندلس /

Calendari islàmic i horaris de pregària

Segons l'escola jurídica de què es tracte pot haver-hi una diferència d'un dia ±.

Loading...

Mapa d'Alandalús en el període de màxima expansió

La muralla andalusina de València

La muralla andalusina de València